Mundo Primaria
  • Tienda
  • Cursos

Adivinanzas de instrumentos musicales

Las adivinanzas de instrumentos musicales son una estupenda alternativa para que los niños pasen parte de su tiempo libre de una forma divertida.

Les ayuda a pensar y ejercitar la mente y a ampliar su vocabulario del mundo de la música, pero de una forma divertida ya que no se le muestran al niño como un aburrido texto sino que se integran en divertidos juegos con unos espectaculares juegos.

Me rascan continuamente
de forma muy placentera,
mi voz es muy bien timbrada
y mi cuerpo de madera.
Una vieja con un diente
que llama a toda la gente.
Soy una caja adornada
con dos palos para sonar,
y en la banda de la escuela,
me puedes encontrar.
¿Qué soy?
Zumba que te zumba, se oye mi son,
en las noches navideñas,
hasta que aparece el sol.
Con tan sólo cuatro cuerdas,
que un arco pone en acción,
esta caja melodiosa
te alegrará el corazón.
Marfil y madera fina,
a tocarnos con talento,
el que no sabe, no atina.
Instrumento musical,
jaranero y redondico,
que todos saben tocar
del virtuoso al borrico
y que resulta esencial
si cantas un villancico.
En una larga abertura
tengo yo mi dentadura
y luego que empiezo a hablar,
todas mis piezas se mueven
sin poderlas yo parar.
Tengo un sonido tan suave
que los bardos me reclamaban.
Apoyada en el suelo firme
todas mis cuerdas pulsaban.
Tiene una plancha arrugada
y es un gran soplador,
sentirás que mucho gime
si le tocas un botón.
A pesar de no ser buque
tengo cuerdas y atavíos,
también tengo un regio puente,
pero nunca he visto un río.
Sobre una piel bien tensada,
dos bailarines saltaban.
Brazos con brazos,
panza con panza,
rascando en medio,
surge la danza.
Cien amigos tengo,
todos en una tabla,
si yo no los toco,
ellos no me hablan.
Mis caras redondas,
¡qué estiradas son!
A fuerza de golpes,
así canto yo.
Soy pequeño y de madera,
tengo un arco y no flecha.
Me pones entre hombro y barbilla
y mi música es una maravilla.
Dama con pendiente
que toca deprisa
para que la gente
no pierda la misa.
En manos de alguien hacemos ruido,
sin ser castañas guardamos parecido.
¿Cuál es el instrumento musical hueco que al golpearlo hace eco y a la gente llama desde lejos?
Soy un instrumento musical al que le gustan las cosquillas. Al rascar mi barriga, hago bellas melodías.
En el bosque nací,
en el bosque crecí y,
cuando instrumento fui,
al soplar música oí.
La habrás oído tocar,
piensa, medita, recuerda,
¿qué instrumento musical
no tiene más que una cuerda?
Buenas y sonoras cuerdas tengo;
cuando me rascan,
a la gente entretengo.
Soy bella, soy muy fuerte; cuando hablo todos me oyen y tengo un solo diente que muevo constantemente.
Esta niña está muy loca:
tiene la boca en la barriga
y sus tripas sobre la boca.
Se toca con dos palillos,
sale siempre en la procesión
y es un instrumento de percusión.
Puedo ser alegre o triste,
según quien me toque.
Rasgando mis cuerdas,
puede que no me equivoque.
Entre pared y pared hay una mujer
que con el diente
llama a la gente,
con las muelas a las mozuelas,
con los colmillos a los chiquillos.
¿Cuál es el instrumento musical,
completamente personal,
que podemos escuchar,
pero no ver ni tocar?

Usamos Cookies ¿Aceptas?

En Mundo Primaria utilizamos cookies propias y de terceros para que tengas la mejor experiencia de navegación personalizada. En nuestra política de cookies te contamos todos los detalles pero, en resumen, las utilizamos con finalidades estadísticas y de publicidad. Si continúas navegando, asumimos que las aceptas.

ACEPTAR
Aviso de cookies