Mundo Primaria
  • Tienda
  • Cursos

Disciplina Positiva

¿Quieres saber qué es la Disciplina Positiva, cómo surgió y cuáles son sus principios básicos? Te lo contamos de manera sencilla y resumida para que te quedes con las nociones fundamentales.

 

¿Cuándo y dónde surge el concepto Disciplina Positiva?

Alfred Adler (1870-1937),  psiquiatra austríaco de principios de siglo XX, es el claro inspirador de lo que hoy en día se conoce como Disciplina Positiva.

Alfred Adler

En tiempos en que la educación se basaba en la máxima “la letra con sangre entra”, Adler desarrolló la psicología individual como cimiento para mejorar las relaciones personales, familiares y sociales. Para él era fundamental el trato respetuoso hacia el niño,  pero también conseguir que este se sintiera parte de un grupo (familia, comunidad…) para poder convertirse en un ser social.

Los estudios y propuestas pedagógicas de Adler, continuadas  más tarde por el también psiquiatra Rudolph Dreikurs, supusieron un gran avance en el campo de la enseñanza.

Rudolph Dreikurs

A principios de los años ochenta dos jóvenes psicólogas, Lynn Lott y Jane Nelsen, se interesaron por las teorías adlerianas y decidieron llevarlas a la práctica. Así pues, Lynn organizó varios talleres de recursos pedagógicos y Jane  escribió un libro llamado Educación Positiva (1981), concebido como una guía para padres.

Lynn Lott y Jane Nelsen

Gracias a su trabajo en común, ambas profesionales consiguieron actualizar, mejorar y ampliar las antiguas teorías educativas basándose en su experiencia personal y adaptándolas a los nuevos tiempos.

¿Qué es la Disciplina Positiva?

Es un modelo de educación en positivo que defiende que los padres deben afrontar la educación de sus hijos, es decir, la transmisión de valores y conocimientos, basándose en la colaboración y el respeto mutuo. Solo así  conseguirán que los niños desarrollen la autoestima, las conductas adecuadas y las destrezas necesarias para desenvolverse en la vida.

Los 5 principios básicos de la Disciplina Positiva

La Disciplina Positiva se sustenta sobre 5 pilares básicos:

  • Ser amable y firme

Una educación afectuosa no está reñida con la firmeza. Se pueden marcar límites sin recurrir a reproches, castigos o humillaciones.

  • Conexión

Pone en valor la importancia de los vínculos afectivos entre el niño, quien siempre necesita sentirse apreciado, y el adulto.

  • Es eficaz a largo plazo

El aprendizaje se convierte en algo que se va interiorizando de manera natural.

  • Enseña habilidades para la vida

El niño aprende la importancia de estar inmerso en una familia, en una  comunidad, en una sociedad en la que debe relacionarse con otros seres de por vida. De forma motivadora, se le orienta para que mejoren sus habilidades sociales y valores personales: la responsabilidad, la colaboración, el interés por los demás, la empatía, etc.

  • Aumento de capacidades en base a su propia experiencia.

El niño avanza no porque se castiguen sus errores, sino porque se le invita reflexionar sobre ellos y a buscar soluciones.

Disciplina positiva con niños en el campo

¿Se aplica la Disciplina Positiva en la actualidad?

Sí. Hoy en día la Disciplina Positiva se conoce en todo el mundo y es aplicada en diferentes ámbitos por muchos docentes, psicólogos y padres que confían en sus beneficios.

Usamos Cookies ¿Aceptas?

En Mundo Primaria utilizamos cookies propias y de terceros para que tengas la mejor experiencia de navegación personalizada. En nuestra política de cookies te contamos todos los detalles pero, en resumen, las utilizamos con finalidades estadísticas y de publicidad. Si continúas navegando, asumimos que las aceptas.

ACEPTAR
Aviso de cookies